Soy coach ejecutiva, oficio adquirido y desarrollado en total alineación con mi vocación mostrada desde mi infancia: la de ayudar a otros a crecer, a aprender lo que necesitan para sentirse bien desde su propia identidad y triunfar.

 

Mi historia como coach ejecutiva comenzó en el año 2003 cuando trabajaba como consultora senior en Hay Group (hoy Korn Ferry), la empresa trasnacional de consultoría. Recuerdo como si fuera ayer cuando ésta convocó a sus consultoras senior a formarse como coaches ejecutivas  a fin de apalancar los procesos de desarrollo ejecutivo en los equipos directivos de sus empresas clientes y yo expresé de inmediato un ¡sí! rotundo.

 

Luego vinieron meses de entrenamiento riguroso con sesiones grupales y mentorías muy estructuradas hasta que llegó el gran día, en septiembre de 2004 de facilitar lo que sería mi primera sesión de coaching ejecutivo a un VP de Tecnología de uno de los grandes bancos del país. Desde entonces no he dejado de ejercer y nutrir este oficio que amo, donde me siento como pez en el agua, incorporando cada vez más herramientas que me sirven para servir cada vez mejor a mis coachees.