top of page

Liderazgo y meditación: ¿Oxímoron organizacional?







¿Liderazgo y meditación? ¿Es que acaso estos dos espacios humanos del HACER y del SER pueden convivir juntos dentro de los mismos signos de interrogación? ¿dentro del mismo espacio existencial de un ser humano que ejerce el rol de líder? ¿Es acaso un oxímoron esta rara combinación de haceres? ¿Es posible su integración?


Todas estas preguntas nunca hubieran surgido en mi cabeza ni serían la fuente de reflexión e inspiración a esta serie de artículos “Liderazgo y Meditación” que inicio hoy, si yo no hubiera transitado estos dos mundos desde hace dos décadas.


Por un lado, mi oficio como coach ejecutiva y facilitadora organizacional desde el 2003, por el otro mi primer encuentro con la meditación en el 2010.


Ambos caminos se mostraron separados en mi vida durante 5 años hasta que, en 2015 participé en el primer curso masivo de Otto Scharmer y el Presencing Institute en el Massachusetts Of Technology ( MIT ) sobre Teoría U, un potente abordaje del liderazgo desde el futuro emergente orientado al cambio social.


Para mi sorpresa, durante los dos meses que duró aquella profunda travesía con Otto Scharmer, su equipo y 98.000 otros seres repartidos en más de 100 países, fueron varias las ocasiones en las que el silencio, el vacío fértil, la contemplación y la meditación formaron parte esencial del aprendizaje individual y colectivo, junto a citas y reflexiones del recién fallecido maestro vietnamita del Budismo comprometido Thich Naht Hahn.


Algo dentro de mí había encajado: el mundo del liderazgo y la meditación se habían encontrado al fin.


Desde ese entonces comencé tímidamente a incluir espacios de meditación y silencio tanto en mis intervenciones grupales en las organizaciones, como en las sesiones 1:1 de coaching ejecutivo.


A partir del aquel click en 2015, no he cesado, no sólo de profundizar en mi propia práctica de meditación, sino también en la de la inclusión y mejoramiento de la misma en mis actividades profesionales con los líderes y las organizaciones; he seguido investigando con fascinación los aportes y descubrimientos de la ciencia occidental en relación con la meditación.


Un libro clave en este recorrido fue The Science of Meditation, escrito en 2017 a dos manos por Daniel Goleman y Richard Davidson, dos investigadores de Harvard que desde hace 40 años indagaron a partir de sus propias experiencias en oriente, llevando a Occidente meditadores de larga data para el estudio de su cerebro en el emergente desarrollo de equipos de Resonancia Magnética Funcional.


Más recientemente, el libro Bliss Brain (2020) del investigador Dawson Church, ha llegado para añadir también luces, también desde las neurociencias y más allá, sobre este tema muchas veces muy mal comprendido en Occidente, y más aún en los ambientes organizacionales.


El propósito de esta serie de posts es contribuir a abrir la mente de los(las) líderes y sembrar la semilla del inicio de su transformación a partir del conocimiento y la práctica de la meditación como forma de vida y como poderosos facilitadores del liderazgo que el Siglo XXI está pidiendo con fuerza.


Un(a) líder que medita es un ser humano ecuánime, empático, humano, sereno, enfocado ¡y efectivo en su rol de liderazgo!


Si estás aquí hoy, viajando por estas líneas y con la curiosidad de leer lo que vendrá, intuyo que serás tierra fértil para esa semilla.


Gracias por llegar. Prometo agua y sol, lo demás está en tí.


Comentários


Posts destacados
Posts recientes
RSS Feed

Únete a nuestra lista de correo

No te pierdas ninguna actualización

Síguenos
  • Twitter Classic
bottom of page